Convierte tu e-commerce en ‘eco’ con el ‘packaging’ sostenible

eco-packaging o packaging sostenible

¿Has pensado en hacer tu tienda online más ‘eco-friendly’? ¿Te preocupas cada vez más por cómo impacta tu negocio en el medio ambiente? ¿Eres de los que cada vez está más concienciado con la sostenibilidad? Si quieres empezar, pero no sabes por dónde, tenemos una propuesta para ti: el embalaje o ‘packaging’ sostenible.

Cajas y más cajas, bolsas, fundas, plástico de burbujas… El embalaje lleva con nosotros casi desde que el mundo es mundo. Es la carta de presentación de tu negocio, pero también la forma de proteger los productos que vendes para que lleguen en perfectas condiciones al usuario.

Pero, como todo, también tiene su cara oscura, y es que, pese a ser imprescindible, el ‘packaging’ genera una cantidad de residuos no reciclables ni reciclados. Para que te hagas una idea, en un año puedes llegar a generar hasta 200 kilos de residuos solamente en envases.

La parte positiva de todo esto es que la creciente conciencia social nos estamos esforzando cada vez más en proporcionar el llamado ‘packaging’ sostenible, lo que supone no solo un impacto menor sobre el medio ambiente, sino también un ahorro para la empresa que lo pone en práctica.

Pero ¿por dónde empiezo?

Como todo gran avance, abrazar el ‘packaging eco’ empieza por hacer una inversión. Una adecuada labor de I+D+i permitirá a tu empresa encontrar embalajes mucho más funcionales, prácticos, sencillos y, además, mucho menos contaminantes.

¿El objetivo? Alcanzar un ideal de ‘packaging’ que ocupe menos espacio, se almacene mejor, se fabrique utilizando el mínimo de recursos y se transporte de forma eficiente.

Y ahora ¿cómo hago envíos ‘eco-friendly’?

Realizar un envío estándar es muy sencillo, pero una vez te pones a analizar las partes del proceso en las que puedes ser más sostenible, la cosa se complica. Por eso queremos darte unos cuantos consejos si quieres empezar a poner ya mismo en práctica el ‘packaging’ sostenible:

1. ¿Tus envíos son muy voluminosos? Prueba la ‘logística inversa’, es decir, utiliza envases que tengan una segunda -e incluso tercera y cuarta…- vida útil. Las cajas de plástico o las bolsas y pallets reutilizables son lo tuyo.

2.  ¿Y si tus envíos ocupan mucho menos? Olvídate del plástico y apuesta por los materiales reciclados y reciclables, como, por ejemplo, el cartón.

3. ¡Traslada la filosofía ‘eco’ a tus productos! ¿De qué sirve caminar hacia un futuro más sostenible si no lo aplicas hasta a la última fibra de tu negocio? Crea y comercializa productos beneficiosos para el medio ambiente, fabricados con materiales bio y ecológicos, en condiciones justas para la sociedad y sin utilizar elementos tóxicos o contaminantes en su producción.

4. Menos es más también en el embalaje. Utiliza el mínimo posible de material a la hora de empaquetar tus productos. Es decir: si puedes utilizar solo una bolsa, no emplees dos bolsas y una caja. ¡Es fácil!

5. ¡Da rienda suelta a tu creatividad! Deja a tus clientes con la boca abierta. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>